31
Jul

¡Y empezó la metamorfosis o la transformación de algo en otra cosa!

 

Últimamente  acude  muy a menudo a mis pensamientos esta reflexión: “Lo mejor de nuestros sueños,  es el viaje que nos obliga a hacer la obsesión por conseguirlos”.

A veces el viaje se nos muestra incomodo, cansado y desesperante,  muy lejos de la   mínima compensación y con la ausencia total de reconocimiento. Nos tocó un tramo del viaje difícil, que sólo se puede vivir como experiencia personal y como  una magnífica oportunidad para aprender y fortalecerte.

La dificultad nos pone a prueba  y aflora lo mejor que tenemos como personas y como profesionales, pero también,  aparece en estos tiempos lo peor de nosotros mismos. Os recuerdo,  que cuando verdaderamente se conoce a las personas es en el viaje.

De niño me preguntaba,  si el proceso de metamorfosis del gusano de seda, (Gusano, pupa y mariposa)  respondía a un plan del insecto perfectamente trazado y sujeto a los  mismos intereses cuando este se encontraba en el estado de  gusano, de pupa o de mariposa,  o por el contrario, eran tres criaturas distintas e independientes con objetivos diferentes.

En el proceso de cambio que estoy experimentando en mi desarrollo profesional, creo haber pasado ya con bastante dignidad la fase de "gusano". Ahora me toca vivir   el segundo estado, el de "pupa",  que para mí es el más doloroso y el peor de todos, te obliga a permanecer inmóvil,  a no tomar ninguna clase de "alimento" y a esperar condiciones más favorables para poder pasar a la forma que responda a lo soñado, es decir,  el estado de "mariposa".

Hasta que llegue ese estado de libertad, al igual que la crisálida, me detengo un rato para reforzar mis deseos, para crear lo soñado, aprender y pensar.


Samuel Perea

Copyright 2011 © Samuel Perea

Dejar este campo en blanco (anti spam):

añadir comentario